República Centroafricana: Perdoné para seguir un camino mejor

18 marzo 2019

Grace trabaja en un proyecto de costura. (Servicio Jesuita a Refugiados)
Grace trabaja en un proyecto de costura. (Servicio Jesuita a Refugiados)

Bambari – Grace* es una de las 22 jóvenes que están aprendiendo a coser en el centro de capacitación de Bambari del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), donde se ofrece costura, alfabetización, fabricación de jabón y otras actividades generadoras de ingresos junto con un apoyo psicosocial periódico. El programa empezó en 2016, con el objetivo de empoderar a las jóvenes, especialmente a las niñas más vulnerables, para que se independicen e integren en sus comunidades. Las actividades también ayudan a sanar de las heridas que han sufrido por el conflicto.

Tenía 13 años cuando la guerra llegó a nuestra aldea. Ellos mataron a mi padre y a mi madre frente a mí. Fue tanto el dolor que decidí unirme al grupo armado.
Grace, estudiante del JRS República Centroafricana

En los grupos armados, algunas niñas son sometidas a violencia sexual u obligadas a realizar tareas domésticas como cocinar, limpiar o cuidar a los heridos. Grace, sin embargo, fue utilizada como soldado de combate. Cuando se le preguntó por qué estaba allí, dijo: «Estaba haciendo lo mismo con otras personas que lo que hicieron con mis padres.» Después de abandonar el grupo armado, Grace se unió al programa de costura del JRS. Actualmente está terminando su formación y se graduará pronto. Podrá coser ropa y venderla en el mercado, generando ingresos que le permitirán vivir.

Gracias al programa, decidí retirarme [de combatir] y aprender un oficio. Desde que estoy siguiendo el curso, he perdonado e intentado seguir un camino mejor.
Grace, estudiante del JRS República Centroafricana

“Cuando llegué a Bambari con mi grupo armado, supe del programa del JRS para ex niños soldados, sentí curiosidad y fui a verlo. Allí nos ofrecieron una nueva vida. Me hizo pensar y mi ira se fue desvaneciendo poco a poco. Tomé la decisión correcta. Si hubiera seguido en el grupo armado no habría sobrevivido y no habría aprendido un oficio. Ahora sé que estoy en el camino correcto.»

Este programa trabaja para restaurar los servicios sociales básicos, la educación y la protección de las niñas y niños afectados por la violencia y los conflictos en la República Centroafricana. El JRS, junto a la ONG Entreculturas, está cambiando las vidas de cientos de niñas y niños como Grace.

*Todos los nombres han sido cambiados para proteger la privacidad y seguridad de los involucrados.