Respuesta al COVID-19

Únete acompañando a los refugiados durante el COVID-19

La propagación de COVID-19 no conoce límites: más de 100 países en todo el mundo ya han informado casos del virus. Más de 70 millones de refugiados y personas desplazadas en todo el mundo corren el riesgo de verse afectados por esta pandemia. Habiendo ya huído de la guerra, la violencia y las situaciones de emergencia, se enfrentan a una nueva amenaza de salud pública global sin los recursos adecuados.

Ahora más que nunca, es el momento de permanecer unidos como una comunidad global y cuidar a los más vulnerables, como dice el P. Thomas H. Smolich SJ, Director Internacional del JRS, en su carta.

Los refugiados y los desplazados por la fuerza serán los más afectados por esta pandemia

La mayoría de los refugiados viven en países que están menos preparados para combatir el brote de este virus, donde los conflictos han destruido las infraestructuras de atención médica y han debilitado los sistemas de salud. Los campos de refugiados están sobre poblados y las áreas urbanas con falta de saneamiento aumentan la posibilidad de que una enfermedad altamente contagiosa como COVID-19 se propague rápidamente. En muchos lugares, los refugiados ya tienen acceso limitado a servicios esenciales y atención médica mínima y es poco probable que se les dé prioridad en la distribución de kits de higiene y futuros programas de vacunación. Además, son especialmente vulnerables a las repercusiones sociales y económicas de esta pandemia.

Las necesidades de nuestros hermanos y hermanas refugiados no pueden ser descuidadas. Solo acompañándonos unos a otros y trabajando juntos podremos superar esta difícil situación.

Dona para responder al COVID-19

"En este momento sin precedentes de COVID-19, recordemos la importancia de la solidaridad y que nuestro llamamiento a actuar nos une como comunidad"
P. Thomas H. Smolich SJ, Director Internacional del JRS

Protegiendo el derecho al asilo en medio de la crisis

Las medidas extraordinarias, correctamente adoptadas por muchos países, para contener la propagación del virus, también exponen riesgos para los refugiados. Dichas medidas, incluyendo la limitación de los viajes aéreos y los movimientos transfronterizos, pueden obstaculizar el derecho a solicitar asilo y obligar a las personas a regresar a situaciones de peligro. Es necesario tomar medidas adecuadas que prevengan daño a las personas que buscan protección. 

El JRS se une al llamado del Secretario General de la Naciones Unidas António Gutierrez a todos las partes en conflicto armado a parar el fuego inmediatamente en apoyo a una mayor batalla contra el COVID-19. 

¿Cómo está respondiendo el JRS?

Con presencia mundial y proyectos en 56 países, el JRS ha creado un Equipo de respuesta COVID-19 (CCRT) para coordinar la respuesta global del JRS y garantizar que el personal y aquellos a quienes servimos estén al tanto y preparados para enfrentar al COVID-19. Estamos monitoreando de cerca la situación para asegurar el bienestar de aquellos a quienes acompañamos y de los miembros de nuestro personal, de manera que podamos continuar con nuestras operaciones tanto como sea posible, siempre que sea posible.

COVID-19 es una realidad complicada, evolutiva y desafiante, y estamos ajustando nuestras operaciones en consecuencia. Nuestras oficinas manejan todos los servicios no esenciales de forma remota, y estamos explorando alternativas para programas que no pueden operar en sus formatos tradicionales.

  • En Italia, bajo el aislamiento impuesto por las autoridades italianas, hemos equipado nuestro comedor de beneficencia en Roma para la distribución de canastas de alimentos y establecer contactos con otras comunidades religiosas para unir fuerzas para la respuesta más efectiva.
  • En Grecia, aunque las clases se han puesto en pausa, estamos brindando apoyo alimentario a los estudiantes y las familias del Centro Arrupe del JRS, así como explorando opciones de aprendizaje remoto, como a través de cursos en línea, para que los estudiantes puedan continuar sus estudios. La tienda de segunda mano todavía está operativa, brindando productos de higiene y ropa a aquellos a quienes servimos.
  • En Jordania, estamos explorando el aprendizaje en línea y remoto para continuar con nuestros programas educativos. Algunas sesiones individuales y grupales a través de Skype han continuado para los estudiantes que tienen una conexión a Internet estable. Nuestros maestros están preparando videos del curso para compartir en línea.
  • En Kenia, estamos creando conciencia y distribuyendo material informativo sobre el virus a las comunidades a las que servimos. En el campamento de refugiados de Kakuma, hemos suspendido todos los programas principales con la excepción de las actividades en el refugio Safe Haven para mujeres y niños vulnerables.

El JRS continuará actualizando esta página a medida que más información sobre del COVID-19 se haga disponible y mientras ajustamos nuestras operaciones según sea necesario.

Refugee children hosted by Centro Astalli (JRS Italy) hang a message of hope on a window.
Niños refugiados acogidos por el Centro Astalli (JRS Italia) envían mensajes de esperanza por su ventana.

¿Qué puedes hacer?

Su apoyo y expresión de solidaridad es tan importante ahora como siempre. Aún respetando el distanciamiento social y la cuarentena, hay muchas maneras en que TÙ puede ayudar:

ORA
Únete al Papa Francisco orando por los enfermos, y todos los que están sufriendo, mientras le damos gracias a todos aquellos, que unidos a pesar de las diferencias en tradiciones religiosas o convicciones, oran por las personas afectadas por el virus.

 

DONA

De Italia hasta Siria y Bangladesh, el JRS continuará acompañando a las personas desplazadas que enfrentan los riesgos y las repercusiones adicionales de COVID-19. Haz un donativo hoy para ayudarnos a prepararnos para una mayor propagación del virus.

LEE

Debemos permanecer solidarios con nuestros hermanos y hermanas desplazados. Infórmate y comparte sus historias para asegurarse de que se escuchen sus voces.