Nigeria: los grupos de apoyo psicosocial reconstruyen las comunidades

04 October 2021

El refugiado camerunés Wirngo ha abierto su propia tienda en el norte de Nigeria.

A sus 41 años, Wirngo aspiraba a ser abogado cuando la ineludible violencia de Camerún llegó a su ciudad.

Lo peor empezó una tarde de octubre de 2017; acababa de salir de la prisión de Amba, donde había pasado unas dos semanas por el delito de criticar los abusos de los derechos humanos en su país. A su regreso, vio que su casa había sido incendiada por los militares y que su vecino había sido asesinado. A Wirngo le dijeron que los soldados habían venido a buscarle y que le habrían matado si le hubieran visto.

Abandonó su casa inmediatamente y caminó durante la noche, durmiendo en los matorrales durante los tres días siguientes hasta que llegó a la ciudad fronteriza de Sabon-Gari, en el norte de Nigeria. Desde allí, llamó a un amigo que cruzó la frontera y lo llevó de vuelta. Ese mismo día llegó a Gembu Sarduana, en el Estado de Taraba.

«Este amigo tenía una esposa y un hijo que vivían en una sola habitación. Era un reto compartir esa misma habitación con ellos. Tenía muy poco dinero, así que solo podía permitirme una comida al día hasta que las cosas mejoraran», recuerda. «Conseguí un trabajo como profesor en uno de los institutos de secundaria de la ciudad y, con poco dinero, conseguí una habitación para mí y seguí manteniéndome. Incluso con el giro de los acontecimientos, seguí enfrentándome al problema de los papeles legales, ya que no llegué a Nigeria legalmente», dice Wirngo.

Fue mientras trataba de tramitar sus documentos legales en la oficina de inmigración cuando conoció al personal del JRS Nigeria. «Me ayudaron a facilitar mi hoja informativa como refugiado y me dieron alimentos y artículos no alimentarios», cuenta Wirngo.

Ese mismo día, tras ser presentado a un grupo de Servicio de Salud Mental y Apoyo Psicosocial (SMAPS), conoció a otros refugiados de Camerún. Se reunieron posteriormente para compartir experiencias y recibir terapia.

Juntos, el grupo de SMAPS decidió empezar a visitarse y ayudarse mutuamente como refugiados en la comunidad y formaron una Asociación de Ahorro y Préstamo del pueblo. «En la asociación contribuimos económicamente para ayudarnos unos a otros a iniciar un negocio sin pagar intereses», dice.

«Cuando me tocó a mí, utilicé mi dinero para abrir una pequeña tienda donde vendo algo de comida y ropa de segunda mano. También contraté a alguien para que se quedara en la tienda mientras yo iba a la escuela donde enseño», añade.

Ahora, Wirngo espera que la paz vuelva a su país para poder regresar y convertirse en abogado.