Líbano: ¿Qué es la seguridad?

31 mayo 2019

Un hombre comparte su historia en su apartamento de Beirut. (Don Don Doll SJ / Servicio Jesuita a Refugiados)
Un hombre comparte su historia en su apartamento de Beirut. (Don Don Doll SJ / Servicio Jesuita a Refugiados)

Beirut – El Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) ha implementado una nueva técnica de seguimiento y evaluación – el Cambio Más Significativo (MSC, por sus siglas en inglés) – que aborda los resultados y el impacto de nuestros servicios a través de historias de cambio. La técnica del MSC permite que las inestimables historias y experiencias de los refugiados moldeen su futuro y mejoren el trabajo del JRS. Nos permite acompañar a los refugiados en su camino, yendo a su lado y escuchando sus historias.

En un reciente taller sobre la técnica del MSC en el Líbano, Omar, un refugiado sirio, hizo una reflexión sobre el impacto que los servicios del JRS tuvieron en su vida.

Un día nos levantamos en un completo caos. Nadie sabía qué pasaba. Salí al balcón y vi gente corriendo por las calles. Apenas tuve tiempo de recoger nuestras pertenencias, despertar a los niños y huir con mi familia.

Era 2011, el comienzo de la guerra siria.

Empezamos a buscar refugio de aldea en aldea; aunque nos quedábamos en casa de familiares y amigos, no encontrábamos la seguridad que buscábamos. No hallamos protección en nuestro propio país, ni siquiera estando rodeados por nuestra propia gente.

Después de que mi padre falleciera repentinamente, decidí irme con mi esposa e hijos al Líbano. No lo tenía muy claro, pero era lo único lo que podíamos hacer para sentirnos a salvo. No tardé en poner en tela de juicio esta seguridad. ¿De qué seguridad hablamos cuando no te sientes como en casa, cuando te tratan como a un refugiado?

¿De qué seguridad hablamos cuando no te sientes como en casa, cuando te tratan como a un refugiado?
Omar, participante del Cambio Más Significativo del JRS

Era duro saber que la gente de mi país lo había perdido todo. A menudo pensaba en el dolor por el que pasaban, la muerte de la que huían y los problemas a los que debían enfrentarse lejos de su hogar. ¿De qué seguridad hablamos cuando sientes que no perteneces a ningún lado, cuando no puedes elegir y no tienes poder para ayudar a nadie a tu alrededor, ni siquiera a ti mismo? Creo que fue entonces cuando comencé a darme cuenta de que estaba entrando en una forma de depresión. No había seguridad, ni cuidado, ni estabilidad en mi vida.

Fue entonces cuando mi esposa me dijo que tenía cáncer de mama. Me quedé conmocionado, pero usé la noticia para, como el hombre de la familia que soy, coger fuerzas y apoyar a mi mujer. Dejé a un lado mis debilidades y preocupaciones para estar junto a ella. Cuando comenzó a sentirse mejor y a responder al tratamiento, repentinamente me vine abajo, todas mis defensas quedaron bajo mínimos. Perdí la esperanza en la vida. Perdí la esperanza en la humanidad. Perdí la esperanza en mí mismo. Ya no tenía por qué vivir.

La depresión me llevó al borde del suicidio. Fue entonces cuando encontré al JRS, quienes, tras contarles mi historia, me derivaron a un psiquiatra que me recetó la medicación adecuada y luego a un psicólogo que me está ayudando a ponerme mejor. El psicólogo todavía sigue mi caso y me acompaña con amabilidad.

Creo que, por fin, he encontrado el propósito de mi existencia. A veces me siento deprimido y a veces recupero la esperanza, pero, gracias al JRS, soy consciente de que lo que tengo es un problema de salud mental.

Muchos de los problemas de los refugiados no acaban cuando llegan a un nuevo país en busca de seguridad. El desplazamiento forzoso puede interrumpir las relaciones y las prácticas que ayudan a la resiliencia y la curación de personas, familias y comunidades. Como consecuencia de estas interrupciones, las personas desplazadas pueden necesitar apoyo psicológico y social adicional mientras se adaptan a sus nuevas e imprevisibles circunstancias. Los programas psicosociales del JRS tienen como objetivo fortalecer los apoyos de la comunidad y la familia poniendo énfasis en la construcción de la esperanza, la restauración de la dignidad humana y el fortalecimiento la cohesión social. Lea otra historia de MSC aquí.

Conoce más