Chad: el Manejo de la Higiene Menstrual (MHM) y la educación inclusiva ocupan el centro de atención

12 January 2022

educación inclusiva
Dar El Salam: El Club de Chicas, que recibió el kit de MHM y la formación por parte del JRS, junto con ACRA y CELIAF, y el apoyo del MENFP, UNICEF y ECW.

En colaboración con Education Cannot Wait (ECW), UNICEF y el Ministerio de Educación y Formación Profesional del Chad, el Servicio Jesuita a Refugiados del Chad está sentando las bases para el manejo de la higiene menstrual (MHM) y la educación inclusiva en el Lago Chad y Logone Oriental.

Más de 6.000 refugiadas y estudiantes desplazadas internas que asisten a las escuelas locales reciben ahora estos servicios.

El acceso a los kits de MHM es esencial para proteger a las jóvenes de la vergüenza pública, de faltar a clase o de abandonar la escuela por completo.

“La regla solía impedirme ir a la escuela”, dice Bana Gana, de 15 años, que asiste a la escuela de Foul Foul en el oeste del Chad. “Antes de [que llegaran] los kits de MHM del JRS, no tenía nada que ponerme durante la regla. Este kit nos permite esconder la toalla sanitaria dentro del estuche de soporte y volver a casa para lavarnos sin que nadie se dé cuenta.”

Con la atención, el cuidado y los recursos adecuados, las jóvenes pueden sentirse capacitadas para continuar con sus estudios, ganar confianza e independencia y contribuir más que nunca a sus comunidades.

“Si se educa a un hombre, se educa a un individuo”, afirma el intelectual y académico ghanés James Emman Kwegyir Aggrey. “Si educas a una mujer, educas a toda una nación.”

A continuación, descubra más testimonios de chicas a las que se les proporcionó formación sobre la MHM y la educación inclusiva en toda la región:

 

Hazida, 14 años

Cuando las chicas tienen la regla, les da vergüenza ir a la escuela. La primera vez que tuve la regla sentí miedo, pensé que estaba enferma. Sin embargo, mi abuela ya me había hablado de la regla; y mi madre me explicó qué hacer cuando llegara.

El kit de MHM del JRS me ayudó mucho en mi vida diaria; y durante la formación aprendí a utilizar las toallas sanitarias y a protegerme.

Me encanta leer y escribir en la escuela, aprendo muchas cosas. En el futuro quiero ser profesora.”

 

Kaikai, 14 años

“La primera vez que tuve la regla fue la semana pasada [a finales de noviembre de 2021]. Algunas chicas de la aldea lloraban cuando les llegaba la regla, pero después de la formación del JRS sobre el MHM, nos sentimos más cómodas. Antes no sabía que era posible ir a la escuela durante la regla.

La escuela es importante para llegar a ser médico o incluso ministro. Nuestros padres no saben leer ni escribir. Así podemos leerles sus fichas [médicas].

Mis padres son conscientes de la importancia de la escuela. Incluso, a veces, han vendido una cabra si necesitamos pagar algo para mis estudios. También se alegraron cuando recibí el kit de MHM del JRS.

Para mejorar el MHM de las niñas en la escuela sería necesario mejorar las letrinas actuales, ya que no hay puertas y otros alumnos pueden vernos. Nos vemos obligadas a escondernos en el monte para cambiarnos las toallas sanitarias.

Cuando sea mayor, quiero ser matrona porque algunas mujeres tienen muchos problemas al dar a luz, y quiero ser un alivio para ellas. También quiero concienciar a la gente sobre la gestión de la salud materna.”

 

Malembe, 15 años

“La vida es mejor aquí que en mi ciudad natal, en Nigeria, porque me siento segura. Allí estábamos en peligro por culpa de Boko Haram. Yo también sufrí un ataque por su parte. Vi cómo iban puerta por puerta para disparar a la gente en mi pueblo. Mi madre escapó corriendo conmigo en la espalda.

No nací con mi minusvalía; de hecho, antes podía caminar. Cuando tenía dos años, me llevaron al hospital porque estaba enferma. Me pusieron una inyección y perdí la movilidad de las piernas. Desde entonces no he podido caminar.

El 1 de diciembre recibí un triciclo [por parte de UNICEF y Humanity & Inclusion]. En clase, me siento bien tratada por el profesor, pero no me siento cómoda al salir a la pizarra. Ahora podré hacer muchas cosas con el triciclo y reunirme con mis amigos fuera.”

 

Souhadi, Profesor

De 33 años, originario de Mayo Kebbi, Souhadi ha enseñado en la escuela Malmairi durante 6 años. Después de asistir a la formación del JRS sobre el MHM, se sintió preparado para atender a una alumna a la que le llegó la regla un día de clase.

“La chica estaba en el aula, sentada en la alformbra. Era la segunda pausa y estábamos a punto de irnos a casa. Cuando se levantó, sus compañeros se dieron cuenta de que estaba manchada de sangre. Algunos se negaron a coger la alfrombra en la que estaba sentada la joven.

Estaba avergonzada, sentada y no quería levantarse.

Me acerqué a la chica para consolarla. Le dije que no debía avergonzarse, que no era la única que tenía la regla y que tampoco sería la última. Que es algo natural para todas las mujeres y chicas.

Al final [los profesores] la convencimos de que no se quedara en casa, sino que fuera a la escuela. Lavamos la alformbra nosotros mismos.

Al día siguiente, la chica vino a la escuela como había prometido y ha venido con mucha regularidad hasta hoy.

La formación del JRS con respecto a el MHM fue muy rica y beneficiosa para todos los profesores. Aprendimos a encontrar las palabras correctas para tranquilizar a las jóvenes sobre lo que les ocurre. Hay cosas que no sabemos, pero ahora nos sentimos mejor preparados para apoyar a las chicas durante su regla.”