Reconciliación

El maestro dirige a los estudiantes en la resolución de conflictos en Kajokeji, Sudán del Sur. (Servicio Jesuita a Refugiados)
El maestro dirige a los estudiantes en la resolución de conflictos en Kajokeji, Sudán del Sur. (Servicio Jesuita a Refugiados)

Ante las realidades mundiales urgentes y las necesidades percibidas por refugiados y comunidades de acogida, el JRS ha elegido la reconciliación como uno de los cuatro objetivos de su Marco Estratégico para los años 2019 a 2023.

Este énfasis es el resultado de la larga experiencia del JRS en establecer puentes a través de sus proyectos y de su presencia, y refleja la prioridad otorgada por la Compañía de Jesús a la misión de reconciliación y justicia, que describe como “el llamamiento a compartir la obra de Dios de reconciliación en nuestro mundo herido”.

El JRS articula la reconciliación como un viaje para “crear relaciones correctas” entre los refugiados que atendemos, entre los refugiados y las comunidades de acogida, y entre nuestros propios equipos en todo el mundo. Dicha reconciliación tiene sus raíces en la justicia y se busca en el diálogo entre diversas religiones, culturas y grupos.

El JRS ve la necesidad urgente de trabajar por la reconciliación y forjar la cohesión social en prácticamente todos los lugares donde está presente. Esta necesidad se manifiesta en los impactos personales y comunitarios de la violencia humana que impulsa el desplazamiento, especialmente cuando estalla en los países pobres, entre grupos vecinos, y conduce a largos períodos de malestar y suspicacias en la comunidad.

En su camino hacia la seguridad y cuando ya llegan a un país de acogida, muchos refugiados se encuentran con diversos grados de hostilidad. La falta de acogida se debe a factores complejos, que difieren de un lugar a otro. Destacan los movimientos políticos que se alimentan de temores culturales y económicos, políticas que reflejan un distanciamiento de la solidaridad, la justicia y los derechos humanos, y un clima marcado por una xenofobia cada vez mayor.

La misión de reconciliación del JRS es diferente de un lugar a otro, centrándose en crear puentes a través de la educación y entre los jóvenes, y en la creación de espacios de hospitalidad y acogida. Se da prioridad al desarrollo de la capacidad de cada comunidad de movilizarse para trabajar en pro de la reconciliación y la cohesión social.

Nuestras metas

  • Hacer del enfoque de la reconciliación basada en la fe una parte intencional e integral de la misión y del ministerio del JRS.
  • Fortalecer las capacidades de los equipos del JRS, de los refugiados y de las comunidades de acogida para resolver conflictos y abordar los factores de discriminación y violencia a la vez que se trabaja por la transformación individual y comunitaria.

¿Por qué un enfoque de reconciliación basado en la fe?

Como organización confesional, respetamos la importancia fundamental de las creencias religiosas para brindar una base personal y comunitaria sólida para los valores y la resiliencia, especialmente entre los refugiados y en entornos de conflicto.

La forma en que el JRS aborda la reconciliación basada en la fe es específica para cada situación. En unas partes, las comunidades están formadas por grupos de diferentes confesiones que viven juntos, y allí el JRS facilita la comprensión interreligiosa. En otras partes, el JRS sirve a refugiados y comunidades de acogida que comparten la misma fe, y allí les alentamos a poner en común los valores compartidos de su religión. En todos los casos, el JRS cree que el valor más importante es el respeto por nuestra humanidad común por encima de todas las diferencias.

Nuestros principios rectores

Los principios que guían la estrategia de reconciliación del JRS se basan en la perspectiva de que los refugiados están en un camino que vincula su pasado, presente y futuro. Acompañamos a los refugiados en su camino para proteger su dignidad y su vida, y crear unas relaciones correctas entre ellos, con otros, con Dios y con la creación.

A medida que fomentamos la reconciliación articulada como “la recuperación de unas relaciones correctas”, nosotros

  1. Recreamos unas relaciones correctas entre los equipos del JRS, entre los refugiados a los que servimos y entre los refugiados y las comunidades de acogida.
  2. Acompañamos a los refugiados en su camino hacia la reconciliación y aprovechamos su fe como fuente de significado, resiliencia, motivación y valores.
  3. Priorizamos el valor de la humanidad compartida trabajando en pro de una comprensión y apreciación más profunda tanto de lo que tenemos en común como de lo que nos diferencia.
  4. Invitamos a la participación de los equipos del JRS y de las comunidades de refugiados y de acogida, particularmente de aquellos cuyas voces no se suelen escuchar; facilitamos dicha participación ayudando a forjar su confianza y sus capacidades; y creamos espacios donde todas y todos puedan opinar.
  5. Trabajamos por una justicia que restablezca y transforme las relaciones y evite la reaparición de la injusticia.