La respuesta del JRS Líbano a la devastación de las grandes tormentas

04 febrero 2019

Un asentamiento de refugiados devastado por el duro clima del Líbano (Servicio Jesuita a Refugiados)
Un asentamiento de refugiados devastado por el duro clima del Líbano (Servicio Jesuita a Refugiados)

Beirut – En las últimas semanas, una serie de grandes tormentas, Norma y Miriam, que provocaron fuertes vientos, nevadas y lluvias, inundaciones y temperaturas inferiores a la media, han tenido devastadoras consecuencias para los refugiados a los que el JRS sirve en el Líbano. Las regiones que experimentaron el mayor impacto fueron la parte oriental del país; entre estos, dos lugares donde el JRS trabaja: Bar Elias y Baalbek

La respuesta del JRS en Bar Elias

Las tormentas han tenido consecuencias devastadoras para miles de refugiados que viven en asentamientos de tiendas de campaña en Bar Elias, cerca de la frontera con Siria, en el valle de la Bekaa, Líbano. Muchas de las viviendas y tiendas de campaña quedaron totalmente inutilizadas, con las cubiertas y techos de plástico destruidos e inundaciones en todo el asentamiento. Cuando llegaron las tormentas, los refugiados abandonaron sus hogares en busca de refugio y seguridad.
Las tres escuelas que el JRS tiene en Bar Elias, con la Fundación Kayany, se utilizaron como refugio temporal para las familias. Durante la primera tormenta, unas 160 mujeres y niños se protegieron en la escuela del JRS más cercana a la peor inundación. Durante la segunda tormenta, el JRS también albergó a varias familias, y, en coordinación con otras ONG, proporcionó mantas y colchones. El JRS también suministró calefacción y alimentos en su respuesta.

Respuesta del JRS en Baalbek

Los equipos del JRS informaron de que las tormentas en Baalbek, también en la parte oriental del Líbano, en el Valle de la Bekaa, han dejado a los refugiados en condiciones «miserables». Muchos de los refugiados que viven en los asentamientos informales, incluido el campamento Addous, donde el JRS ofrece sus servicios, carece de unos mínimos equipamientos para enfrentar el invierno: no hay ropa de abrigo, botas ni combustible para calefacción. Las temperaturas nocturnas han bajado muy por debajo de los cero grados.
El JRS suministró a las familias con las que trabaja provisiones de invierno, alimentos y calefacción, pero las necesidades en las áreas afectadas siguen siendo enormes.

Aunque las temperaturas se mantienen por ahora, el JRS sigue respondiendo a la devastación provocada por las tormentas. Las necesidades de alimentos y combustible para calefacción continúan, y los refugiados se enfrentan a la necesidad de reconstruir las estructuras dañadas.

Sobre el JRS Líbano

El JRS ofrece diferentes servicios a los refugiados en el Líbano, que alberga a cerca de un millón de sirios y la cuarta población de refugiados más grande del mundo. Entre otros servicios, el JRS ofrece apoyo educativo a los refugiados urbanos en Beirut, así como a los que viven en asentamientos informales en el Valle de la Bekaa. Estos programas incluyen educación formal desde preescolar hasta octavo, así como programas de apoyo a la enseñanza para mejorar los servicios educativos que se ofrecen a los refugiados inscritos en el sistema de escuelas públicas. Estos programas ofrecen ayuda con las tareas escolares, tutorías y clases de idiomas. El JRS también coordina centros sociales para mujeres refugiadas, brindando oportunidades para que estas reciban formación profesional, habilidades para la vida y ayuda psicosocial. Para saber más cosas del JRS Líbano, clique aquí.

Conoce más