Carta de fin de año del Director Internacional del JRS: luchando por un futuro de esperanza

27 December 2021|Thomas H. Smolich SJ, Director Internacional del JRS

Thomas H. Smolich SJ, Director Internacional del JRS, delante de “Angels Unaware”, una escultura en la Plaza de San Pedro, Ciudad del Vaticano, del artista canadiense Timothy P. Schmalz, dedicada a los inmigrantes y refugiados del mundo.
Porque Yo sé los planes que tengo para ustedes, - declara el Señor - planes de bienestar y no de calamidad, para darles un futuro y una esperanza.
Jeremías 29:11

Queridos amigos,

Hace un año, todo el mundo planificó el año 2021 como un nuevo comienzo en el tiempo de Covid, pero no ha sido así. El virus sigue mutando, crisis existentes y nuevas siguen apareciendo en los titulares y los refugiados y desplazados internos de todo el mundo se enfrentan a retos hacia su dignidad y su sustento.

Este año, el JRS ha siguido trabajando en 57 países, luchando por la paz y un futuro de esperanza para aquellos a los que acompañamos.

  • Yasmine, una refugiada siria en el Líbano, puso en marcha un negocio casero tras completar las clases en el centro de mujeres del JRS en Bar Elias. «Es una gran responsabilidad criar a mis hijos sola. Pero cuando veo las sonrisas en sus caras al final del día, me olvido de todo el cansancio y de las luchas».
  • En Myanmar, el golpe de Estado de febrero de 2021 provocó un conflicto entre los militares y la mayoría de los ciudadanos. La violencia no ha terminado, miles de personas están desplazadas, pero los jóvenes trabajan para la «revolución de primavera» que les devolverá la dignidad y la libertad. El JRS atiende a más de 40.000 desplazados en campamentos improvisados y juntos con otros abogamos por proteger a quienes luchan por la justicia.
  • Elvis y su familia huyeron de Burundi en 2015. Mientras estaba en Tanzania, fue a la escuela por primera vez. «La escuela fue muy difícil para mí porque solo hablaba kirundi… mientras que ellos solo hablaban suajili». Se quedó muy atrás y cuando la familia regresó a casa a finales de 2019, Elvis participó en un programa de educación intensiva del JRS. «No podía leer ni escribir en kirundi, pero ahora sí puedo. También puedo conjugar y leer en francés. Estoy feliz de ir al centro de recuperación».

La esperanza se expresa de muchas maneras… en Yasmine, Elvis, los niños de Myanmar y los que acompañamos en todo el mundo.

Juntos hemos marcado la diferencia para innumerables personas en 2021. Mientras sigamos enfrentándonos a la crisis y al sufrimiento en todo el mundo, muchos más de nuestros hermanos y hermanas desplazados se verán obligados a realizar estos viajes desesperados. Con tu apoyo, no caminarán solos. Gracias.