Año Ignaciano: El obispo de las sillas de ruedas

01 July 2021

Enrique “Kike” Figaredo, SJ, es el Prefecto Apostólico de Battambang, Camboya, donde se le conoce como “el obispo de las sillas de ruedas”, por su ayuda humanitaria a las víctimas de las minas terrestres.(Foto: SAUCE)

Enrique “Kike” Figaredo, SJ, es el Prefecto Apostólico de Battambang, Camboya, donde se le conoce como “el obispo de las sillas de ruedas”, por su ayuda humanitaria a las víctimas de las minas terrestres. Procede del noroeste de España y trabajó con el JRS en la frontera entre Tailandia y Camboya en los años 80 y 90. Sigue trabajando con los refugiados en Camboya, principalmente con los Montagnards (Degar) de Vietnam y ahora con las personas que huyen de Myanmar.

¿Cuándo se unió al JRS y qué hace en su puesto actual?

Llevo 37 años colaborando con el JRS. Cuando era un escolástico jesuita en España, estudiando economía y filosofía, uno de mis profesores me presentó el trabajo del P. Pedro Arrupe, SJ, y me animó a unirme al JRS. Escribí a mi provincial para pedirle su permiso, que me concedió. Un año después, recibí una carta de Mark Raper, SJ, (el primer director regional del JRS en la región de Asia-Pacífico) en Bangkok, que me escribió para darme la bienvenida a sus proyectos en los campamentos de la frontera entre Tailandia y Camboya, donde estaban ayudando a los refugiados de Laos, Camboya y Vietnam.

Antes de ir a Tailandia, hice mi primer viaje a Roma para visitar al padre Arrupe. Estaba ya bastante debilitado y en silla de ruedas, pero su profunda fe y compasión eran fuertes. Hablamos del trabajo que iba a realizar en los campamentos. «Dios quiere que me quede en Roma, pero tú irás en mi lugar», dijo. Fue un momento conmovedor y sentí que había recibido la bendición de un sabio anciano.

Muchos de los desplazados forzosos a los que el JRS ayudaba eran discapacitados por accidentes con minas terrestres. Ayudé a coordinar el trabajo en pequeños centros que desarrollamos para que los refugiados pudieran aprender habilidades técnicas. Unos años más tarde, volví a España para completar mis estudios y me ordené sacerdote jesuita. Para entonces, me di cuenta de mi compromiso con los refugiados en los campos de la frontera tailandesa y regresé inmediatamente.

Tras muchos años de trabajo con los refugiados y la iglesia en Camboya, fui nombrado Prefecto Apostólico de Battambang en el año 2000. Actualmente soy el contacto del JRS y ayudé a crear el Centro Arrupe, donde ofrecemos proyectos de subsistencia y educación y atención sanitaria a los refugiados discapacitados. He distribuido tantas sillas de ruedas por la comunidad que se me conoce como “el obispo de las sillas de ruedas.”

Los refugiados discapacitados a los que he tenido el privilegio de acompañar han transformado mi propia vida. Ha sido un regalo tener la oportunidad de ayudarles a encontrar esperanza, independencia y movilidad.
Fr Kike Figaredo SJ, Prefecto Apostólico de Battambang, Camboya

¿Qué le llevó a servir a los refugiados? ¿Tiene algún momento “cañón” que le haya llevado a dedicar su vida a los marginados?

A la manera de los jesuitas, la inspiración para estar con ellos viene de La Storta, la pequeña iglesia de Roma donde viajaban San Ignacio y otros dos compañeros. Mientras rezaba allí, San Ignacio tuvo una visión en la que vio a Dios Padre, y a Cristo llevando la cruz. Dios le pidió a Ignacio que tomara a Cristo como su siervo, mientras que Cristo le aseguró a Ignacio que le sería favorable en Roma.

He pasado muchos años con personas que, como Ignacio, han sido heridas por la guerra. Las heridas de Ignacio le llevaron a la conversión y a la transformación. Los refugiados discapacitados a los que he tenido el privilegio de acompañar, muchos de los cuales han luchado y luchaban por su vida, han transformado mi propia vida. Ha sido un regalo tener la oportunidad de ayudarles a encontrar esperanza, independencia y movilidad. Ser testigo de su fuerza e ingenio.

Por ejemplo, hace años un grupo de refugiados decidió que quería construir guitarras eléctricas para tocarlas durante la celebración de la Navidad. Les dije: «Estamos en los campamentos sin electricidad». Me dijeron que no me preocupara: si les llevaba las piezas, ellos se encargarían del resto. Fui a Tailandia a llevarles las cosas que pedían, ¡y fabricaron tres hermosas guitarras! Incluso consiguieron que les prestara un generador y altavoces y formaron una banda que tocó en Navidad y Año Nuevo.

El Papa Francisco dice: «Nadie se salva solo. O nos salvamos juntos o no nos salvamos». ¿Cómo le afecta este mensaje a usted y a su experiencia con los desplazados forzosos?

Cuando alguien sufre, todos sufrimos. Esto queda claro con las familias a las que ayudamos en Camboya, algunas de las cuales tienen que lidiar con problemas como el mínimo acceso al agua. No podemos estar tranquilos cuando ellos pasan penurias y sus vidas están amenazadas. En cuanto a mí, me doy cuenta de que necesito la ayuda de mi comunidad de jesuitas y, sobre todo, de la gente a la que sirvo. Este es mi ministerio, pero ellos me apoyan con su amor, su amabilidad, sus sonrisas y su espíritu. Nos salvamos mutuamente. En el Centro Arrupe hay una comunidad de niños y los acogemos porque no tienen familia, o son muy pobres. A pesar de sus discapacidades, son alegres y aportan felicidad y vida. Hacen que el centro se sienta como un hogar.

Los accidentes con minas terrestres empeoraron la situación desesperada que ya vivían los refugiados en los campos. Pero actualmente hay menos accidentes y las mejoras en las carreteras han hecho más accesible el acceso a los hospitales. También ha habido importantes avances en las intervenciones médicas que han hecho que las amputaciones sean menos frecuentes. Los camboyanos también se han convertido en expertos en el tratamiento de las minas terrestres, incluso a nivel mundial. Trabajan en proyectos en África, Oriente Medio, Asia Central, etc. Han sido capaces de utilizar su propio sufrimiento para ayudar a los demás.