Año Ignaciano: Donar el tiempo y las habilidades para servir a los refugiados

28 mayo 2022

Related: Año Ignaciano
Angela siempre quiso ayudar a los refugiados, así que, en cuanto se jubiló, empezó a donar su tiempo y sus habilidades al JRS.
Angela Vicentini es voluntaria en la Oficina Internacional del JRS en Roma, apoyando al Departamento de Recursos Humanos, y se encarga de los seguros del personal del JRS en todo el mundo.

¿Cuándo se unió al JRS y de qué se encarga actualmente?

Llegué al JRS en 2016 y al principio, ya que trabajaba a tiempo completo, mi disponibilidad era limitada, solo para las emergencias, pero desde finales de 2016 mi actividad principal se ha vuelto el JRS. Antes de unirme al JRS, siempre había tenido una cierta sensibilidad, un interés por el mundo de los migrantes y los refugiados. Durante mis años de universidad trabajé mucho con el ACNUR y me decía a mí misma que, en cuanto tuviera más tiempo libre, me habría gustado volver y apoyar [a los migrantes y refugiados] en mi capacidad profesional.

Estudié Economía y siempre trabajé en el sector lucrativo para empresas de servicios, especializándome en marketing, relaciones internacionales y atención al cliente. Así que aquí en el JRS trabajo en Recursos Humanos, apoyando con los seguros, tanto en la Oficina Internacional como in situ. Aunque soy voluntaria, me considero como alguien que trabaja a tiempo completo, sobre todo porque el trabajo con los seguros puede durar todos los días de la semana.

 

¿Qué le llevó a servir a los refugiados? ¿Tiene algún momento «bala de cañón» que le haya llevado a dedicar su vida a los marginados?

Creo que es un deber de todos —si has tenido muchas oportunidades profesionales— compartir tu experiencia, especialmente con las generaciones más jóvenes. Creo que es algo que todo el mundo debería considerar. Como he mencionado antes, siempre supe que quería apoyar a los inmigrantes y refugiados una vez que dejara de trabajar. Fue un buen amigo mío, Michael Hilbert, SJ —a quien le había expresado mi deseo de estar de servicio— quien me presentó por primera vez al JRS. Vine a la Oficina Internacional y fue un encuentro feliz, porque me quedé. Me gusta trabajar aquí y estoy feliz de poder apoyar el trabajo del JRS.

No hubo ningún momento «bala de cañón»: fue un camino muy gradual y natural.

Me decía a mí misma que, en cuanto tuviera más tiempo libre, me habría gustado volver y apoyar a los migrantes y refugiados en mi capacidad profesional.
Angela, Voluntaria del JRS

¿Hay algo de la vida de San Ignacio que le inspire en su trabajo para el JRS?

Siempre me ha interesado San Ignacio, su vida, sus decisiones y especialmente sus viajes a lugares lejanos. Es algo que siempre me ha fascinado. Mi familia ha tenido una educación jesuita, mis hijos y mi padre estudiaron en un colegio jesuita y yo tuve la oportunidad de hacer algunos cursos sobre la diversidad y el diálogo interreligioso en la Universidad Gregoriana y esto fue muy útil porque me ayudó a sentirme acogida en el mundo jesuita.

Como he dicho, me interesan los viajes de San Ignacio. Como él, creo que los voluntarios y el personal del JRS se beneficiarían de una mayor experiencia in situ. Ayudé en el Centro Astalli [JRS Italia] durante años y también fui una vez a Sudáfrica para asistir a una reunión. Allí conocí a compañeros de trabajo de todo el mundo, pero, sobre todo, tuve la oportunidad de ver la realidad in situ, los proyectos que se llevaban a cabo. Creo que hay que destacar este aspecto del trabajo del JRS porque todo el personal debería tener la oportunidad de experimentarlo. ¡Espero poder volver a trabajar in situ pronto!

 

El Papa Francisco dice: «Nadie se salva solo. O nos salvamos juntos o no nos salvamos». ¿Cómo le afecta este mensaje a usted y a su experiencia con los desplazados forzosos?

Es una hermosa afirmación, es cierto que nadie se salva solo. Especialmente hoy, viendo el mundo que nos rodea, la nueva crisis [en Ucrania] que ha llevado a millones de personas a desplazarse; creo que las ideas de comunidad, acompañamiento y servicio son esenciales. En este contexto, el JRS representa una realidad importante, una realidad presente, pero, sobre todo, una realidad que tiene que seguir estando presente en las situaciones de emergencias.

También creo que la gente hoy tiene un gran deseo de involucrarse. Los voluntarios pueden ser un recurso clave, pero hay que seleccionarlos y capacitarlos. Estoy segura de que pueden marcar la diferencia y ayudar al JRS en su misión.