Año Ignaciano: Apoyarse mutuamente durante una crisis humanitaria

19 August 2021

El JRS Alepo celebra el cumpleaños del padre Mourad Abou Seif SJ en 2013. El grupo mantiene los nombres de los miembros del equipo que han abandonado Siria. Algunos de ellos siguen desaparecidos hoy en día, como Samar y Mouhamad, que fueron secuestrados por el ISIS. Para Wail, esta foto representa el éxito del proyecto gracias al compromiso de todos los miembros del equipo de servir a los desplazados internos.

Wail Halou es asistente de contabilidad en el Departamento de Finanzas de la Oficina Internacional del JRS en Roma. Es originario de Alepo, Siria, donde puso en marcha la fundación Aleppo Family Volunteers al principio de la guerra siria en colaboración con el JRS. Luego pasó a trabajar con la Oficina Regional de Oriente Medio y Norte de África (MENA,) para gestionar y apoyar todas las subvenciones y operaciones sirias a distancia. Vive en Italia desde 2016.

¿Cuándo se unió al JRS y qué hace en su cargo actual?

Conocí el JRS en 2011, cuando un amigo mío trabajaba con ellos en un proyecto para ayudar a los refugiados iraquíes en Siria. Antes de la batalla de Alepo en 2012, muchos desplazados sirios de ciudades como Homs comenzaron a entrar en Alepo. Necesitaban servicios básicos, así que un pequeño grupo de amigos y yo pusimos en marcha la Aleppo Family Volunteers. Con el tiempo, otras personas se unieron a nosotros, incluido el padre Mourad Abou Seif, SJ. El padre Mourad nos ofreció un espacio en la residencia de los jesuitas, lo que en cierto modo nos puso bajo el amparo de la iglesia.

En colaboración con la comunidad jesuita de Alepo, utilizamos el espacio como centro de distribución. Proporcionamos ropa, medicinas y ayudamos a encontrar alojamientos. El proyecto se convirtió en uno de los más grandes de la ciudad. Cuando comenzó el conflicto en la parte oriental de Alepo, muchos de los desplazados de esa zona entraron en pánico y huyeron a un parque local en la parte occidental de la ciudad para encontrar seguridad. Era el primer día del Ramadán y los voluntarios del centro y yo les llevamos comida para que pudieran comer a la hora de romper el ayuno.

Nuestra misión principal era acompañar a los desplazados internos durante todo este calvario. En todos los pequeños detalles, aprendimos mucho unos de otros. Les apoyamos y, a cambio, ellos nos apoyaron con una preciosa sonrisa, un cumplido o una simple charla con una taza de té o café. Celebramos sus matrimonios, sus nacimientos, sus fiestas y, a veces, compartimos sus tristezas y lágrimas.

Más tarde pasé a trabajar para el JRS en su oficina regional de MENA (Oriente Medio y Norte de África) en Beirut, donde gestioné las finanzas y las subvenciones de todas las operaciones sirias a distancia desde 2013 hasta 2016. En 2021 comencé mi actual puesto en el Departamento de Finanzas de la Oficina Internacional en Roma y ayudo a gestionar todas las interacciones financieras de las oficinas regionales y nacionales del JRS.

¿Qué le llevó a servir a los refugiados? ¿Tiene un momento “bala de cañón” que le llevó a dedicar su vida a los marginados?

Estaba en medio de una terrible crisis humanitaria, y tenía una red de personas que, como yo, deseaban ayudar a los desplazados internos. Para mí era algo natural porque crecí en una familia que tenía como prioridad ayudar a las personas necesitadas. Cuando era niño, mi madre solía ir en coche a la zona pobre de la ciudad para ayudar a la gente de allí y hoy en día sigue haciéndolo. Teníamos un próspero negocio familiar y creíamos que era nuestra responsabilidad ayudar a los que no eran tan afortunados. Incluso cuando la vida te da oportunidades, me enseñaron que siempre había que tener en cuenta que podías estar en el otro lado de la suerte. Una de las cosas en las que he insistido con el equipo de voluntarios es en que ayuden a los desplazados internos de la misma manera que les gustaría ser tratados si estuvieran en su lugar. Es importante permitir que las personas necesitadas mantengan su dignidad por encima de todo.

Mi momento “bala de cañón” fue, por supuesto, la realidad de la guerra en Siria. Pero incluso antes de eso, pienso en los empleados del negocio de mi familia. En Siria hay una gran diferencia de clases, puedes ir a un barrio de Alepo en el que la gente vive en casas grandes y lujosas y luego ir a otra parte de la ciudad en la que la pobreza es tan asombrosa que te parece que estás en otra ciudad en conjunto. Esta diferencia me conmovió mucho.

La llegada de tantos desplazados internos a Alepo fue una llamada a la acción. Queríamos ayudar a tanta gente como pudiéramos. Era verano y las escuelas estaban cerradas, así que las convertimos en refugios. En cada aula utilizamos cortinas para crear cuatro zonas separadas para cuatro familias. Al final pudimos crear un centro educativo para los hijos de los desplazados internos. Participé en la puesta en marcha y en todos los aspectos logísticos del proyecto; incluso supervisé las finanzas. Supervisaba las operaciones todos los días desde las 8 de la mañana hasta las 10 de la noche. Luego iba a casa de mi primo (que también ayudó a crear la Aleppo Family Volunteers) y trabajaba en la contabilidad para documentar el trabajo que hacía cada día. Vivía con cuatro o cinco horas de sueño, pero estaba decidido a estar ahí para esas familias.

¿Hay algo de la vida de San Ignacio que le inspire en su trabajo para el JRS?

La vida de San Ignacio es realmente inspiradora, pero en mi experiencia personal me inspiran los jesuitas en general. La comunidad de voluntarios era muy diversa. Aunque nuestras religiones y culturas eran diferentes, todos nos sentíamos conectados a la misión de los jesuitas. Nos inspiraron su humildad, sus mentes abiertas y su capacidad para entablar un diálogo interreligioso, sus proyectos de reconciliación y la sinceridad de su amistad con nosotros. Estas cualidades nos cambiaron y vimos el valor de trabajar de esta manera. Sigo siendo amigo del padre Mourad, SJ, y de muchos de los jesuitas que estuvieron con nosotros en Alepo. También me mantengo en contacto con el padre Nawras Sammour, SJ, que era el director Regional del JRS MENA.

El Papa Francisco dice: «Nadie se salva solo. O nos salvamos juntos o no nos salvamos». ¿Qué es lo que le comunica este mensaje a usted y a su experiencia con los desplazados forzosos?

Podemos aplicar esta cita a todos los problemas que ocurren en el mundo, desde la realidad de los refugiados hasta el cambio climático. Hay un conflicto global que afecta a toda la humanidad. Si consiguiéramos que todo el mundo estuviera de acuerdo con este mensaje, podríamos resolver muchos de los problemas del mundo. La gente ve cómo se desarrollan las crisis en las pantallas de sus televisores y muchos optan por desconectarse de estas situaciones. El desplazamiento forzoso tiene dos vertientes: están las personas que se ven obligadas a abandonar sus países y comunidades y están las personas que pueden acoger y apoyar a estos refugiados y desplazados internos. Es mucho más fácil estar del lado de los que acogen, acompañan y apoyan a los refugiados que estar del lado de los que están en crisis. Parece sencillo, pero como dice el Papa Francisco: «Todos estamos en la misma barca». Si no ayudamos a la gente, sus crisis acabarán convirtiéndose en una pesada carga para todos y la barca se hundirá. Nuestra única manera de avanzar es remar todos juntos.