Regreso a clases

Cinco de cada diez niños refugiados no podrán volver a la escuela este otoño. El JRS está haciendo todo lo posible para aumentar el número de refugiados en todo el mundo matriculados en escuelas y dispuestos para un nuevo año escolar, pero necesitamos su ayuda.

En muchas partes del mundo, septiembre marca el regreso a clases.

Los buzones y correos se llenan de descuentos para materiales escolares y uniformes. Los estudiantes universitarios se preparan para abandonar sus hogares y mudarse a sus dormitorios o pisos compartidos. Sin embargo, el comienzo de un nuevo año escolar es un momento particularmente difícil para las familias refugiadas.

Cinco de cada diez niños refugiados no podrán ir a la escuela este otoño.

Solo el uno por ciento de toda la ayuda humanitaria se destina a la educación; esto explicaría por qué muchos refugiados en edad escolar no pueden acceder a la educación formal. A nivel mundial, solo el 62% de los niños refugiados tienen acceso a la escuela primaria. Esa cifra cae al 23 por ciento para la secundaria, y a menos del uno por ciento para la educación superior.

El JRS está haciendo todo lo posible para garantizar que cada vez más refugiados de todo el mundo se matriculen en escuelas y se dispongan a comenzar un nuevo año escolar.

La educación da a los niños refugiados una sensación de seguridad y normalidad, pero el tipo de educación de calidad que se imparte en las escuelas del JRS también les brinda las oportunidades económicas que necesitan para la vida.

Este otoño, considera hacer un donativo que garantice que los jóvenes refugiados puedan volver a la escuela (#BackToSchool) y desarrollar su potencial.