Afganistán: Floreciendo en el desierto

21 enero 2019

Estos niños se gradúan en la escuela de Sohadat en Afganistán (Servicio Jesuita a Refugiados)
Estos niños se gradúan en la escuela de Sohadat en Afganistán (Servicio Jesuita a Refugiados)

Sohadat – En diciembre de 2018, personal, estudiantes, funcionarios del departamento de educación, madres y padres, junto con la comunidad se reunieron para agradecer al Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) la creación y el mantenimiento de la Escuela de Sohadat durante los últimos 10 años. En 2019, las operaciones de la escuela serán asumidas completamente por el Ministerio de Educación del gobierno de Afganistán. El Sr. Karimi, director, reflexionó sobre la fundación de la escuela y su positivo impacto en la comunidad. Agradeció al Ministerio de Educación y a los líderes de la comunidad haber apoyado la cooperación y contribución del JRS.

“Aparte de la escuela y la comunidad, el JRS también animó a las graduadas de las escuelas locales a seguir con la educación superior para servir mejor a su gente. El JRS ha transformado la comunidad mediante la enseñanza, y los padres ahora están preparados para apoyar la educación de sus hijos, especialmente de las niñas,» dice la Sra. Khorshid, maestra de la escuela.

El JRS ha transformado la comunidad mediante la enseñanza, y los padres ahora están preparados para apoyar la educación de sus hijos, especialmente de las niñas.
la Sra. Khorshid, maestra de la escuela de Sohadat, en Afganistán

El Sr. Mayar, director del proyecto del JRS, felicitó a los egresados y dio las gracias al personal, al Ministerio de Educación, a los ancianos de la comunidad y a los padres. Animó a la comunidad a seguir defendiendo la educación para que los niños y las niñas puedan continuar sus estudios y tener un futuro más brillante. El Arbab (alcalde) de Sohadat agradeció al JRS la construcción de los cimientos de su comunidad, que anteriormente estaba sumida en la oscuridad, como un desierto seco. Él cree que el JRS convirtió a la comunidad en un jardín multicolor, lleno de flores. Los padres ahora envían a sus hijas e hijos a la escuela en vez de enviarlos a trabajar a los campos. Los graduados de la escuela ahora están matriculados en la universidad de Herat, y algunos han cursado estudios superiores en el extranjero. Durante los años en que el JRS ha estado presente, la Escuela de Sohadat se ha convertido en una de las mejores del distrito de Zendajan, en Afganistán, y se considera modélica entre las escuelas de la provincia de Herat. La escuela de Sohadat es ampliamente elogiada por las muchas mejoras y logros en la comunidad.

El funcionario del Ministerio de Educación de Afganistán también agradeció al JRS su apoyo a lo largo de estos años. Expresó su tristeza por la partida del JRS, pero confía en que la escuela seguirá adelante tras estos años de apoyo. La celebración se clausuró con la colocación de una placa conmemorativa y la presentación de una pintura mural, en recuerdo y gratitud por el compromiso del JRS con el municipio de Sohadat y celebrando el milagroso regreso del padre Prem Kumar SJ, quien pasó meses en cautiverio mientras trabajaba en la región.

Afganistán tiene un gran potencial y la bendición de contar con 30 millones de personas, una vasta tierra y muchos recursos. Su país podría ser mejor que cualquier otro en el mundo. Sus chicas, en especial, tienen mucho talento y habilidades. Por eso les insto a que aprovechen todas las oportunidades que se les presenten para empoderarse. Necesitan ser agentes de la paz; necesitan tener una perspectiva global; necesitan estudiar mucho, capacitarse e inspirar a otros y asumir el liderazgo contribuyendo con sus habilidades y educación a la reconstrucción de su sociedad y de su país.
P. Prem Kumar SJ, JRS Asia del Sur