People crossing the border between Venezuela and Colombia.

Venezuela

Más de 2.3 millones de venezolanos han abandonado sus hogares desde el 2014 debido a la represión gubernamental, y la hiperinflación ha causasado escasez de alimentos y medicamentos.

RESPONDIENDO AL FLUJO DE LOS MIGRANTES VENEZOLANOS

Como resultado de la migración forzada de millones de venezolanos, las oficinas del JRS en los países vecinos de América Latina han cambiado la mayoría de sus esfuerzos para apoyar a los venezolanos dentro de Venezuela y dentro de Colombia, Ecuador y México.

En venezuela

La ayuda humanitaria surge de las necesidades de las personas, como resultado, el JRS es:

Entrega de comidas y artículos no alimenticios.
Servicios de salud centrados en mujeres embarazadas, recién nacidos y personas con enfermedades crónicas y personas con enfermedades de transmisión sexual.
Proporcionar a los niños útiles escolares para garantizar que no tengan que abandonar su camino de aprendizaje.

Fuera de venezuela

Una de las tareas más importantes es informar a los venezolanos que planean irse, las diferentes rutas de migración segura e informada, como una forma de mitigar la pérdida de vidas cuando realizan este viaje forzado.

En Colombia, Ecuador y México, el JRS está trabajando para proporcionar información para que las personas puedan pasar por el proceso de legalizar su estatus migratorio y obtener acceso a los derechos básicos.

Porqué apoyar a los venezolanos?

Los venezolanos viven una extraordinaria catástrofe humanitaria. Privados de alimentos, medicinas, energía y agua potable, han sido sometidos a una terrible epidemia de delitos violentos, causando que en promedio de 5.000 huyan de su país cada día. El movimiento de refugiados ha sido descrito como uno de los más grandes en la historia de América Latina.

Alrededor del 75% de una población de 30 millones, ha perdido un promedio de 19 libras. La escasez de alimentos y medicamentos no es la única preocupación para el JRS, la crisis alimentaria también ha creado una crisis educativa, ya que más de 1 millón de niños ya no asisten a la escuela, principalmente debido al hambre y la falta de servicios públicos. Alrededor del 30% de los estudiantes que ahora se quedan en casa no asisten a la escuela debido a problemas de agua en el hogar o en el campus, el 22% no asisten debido a apagones y el 15% no asiste debido a huelgas escolares.